Hoy no se habla de leasing financiero, sino del nuevo leasing financiero dirigido a nuevos segmentos de empresas con potencial de crecimiento.

Por: Carlo Mario Dioses

La SBS ha comenzado a recibir solicitudes de aquellas empresas que quieren brindar arrendamiento o leasing financiero dirigido a nuevos segmentos de empresas y con condiciones más accesibles. Esto es lo que llamamos el nuevo leasing financiero.

Todo comenzó en enero de este año con la publicación del D.U. N° 013-2020, el cual promueve la expansión de productos financieros hacia segmentos desatendidos o atendidos de forma inadecuada por la banca tradicional, como las Mipymes, los emprendimientos y las startups.

De modo que, en breve varias empresas no bancarias comenzarán a brindar el nuevo leasing financiero, facilitando con ello el acceso de activos como: transporte para la logística, cámaras de frío para la pesca, remalladoras para las textiles o alquiler de laptops para todas las empresas.

Pero, ¿Por qué es que ha surgido la motivación para expandir el leasing financiero?

Esto se debe a que el 98% de la oferta actual está concentrada en la banca y solo hay dos empresas de arrendamiento financiero que ofrecen este producto en el Perú (Fuente: SBS). Eso ha provocado que el leasing sea un producto “tradicionalmente” para la gran empresa. Sin embargo, esta situación no se replica en otros países, en los que existe una alta penetración del leasing en pequeñas y medianas empresas (Fuente: Oxford Economics).

A continuación, compartimos las 5 cosas que deberías saber sobre el nuevo leasing financiero, tanto si quieres ofrecer este producto como si tu empresa desea acceder a este financiamiento:

No será un producto para las microempresas

Cuando se habla de “microleasing” en lo referente al nuevo leasing financiero, nos referimos a que este será de tickets más bajos colocados a un mayor número de empresas clientes y no que el producto será dirigido a las microempresas.

Es decir, se podrán hacer operaciones de 1,000 dólares, algo que es casi imposible en la actualidad. Pero se debe entender que las microempresas en el Perú son principalmente comerciales y no demandan muchos activos fijos, además de no tener su información contable completa y que en muchos casos no usan el sistema financiero para sus transacciones.

En comparación, actualmente el 2% del leasing financiero se canaliza a pequeñas empresas, cuyos negocios poseen ingresos netos entre los S/. 650,000 y S/.7.3 millones. Esto quiere decir que nos encontramos ante un sector empresarial con alto potencial de crecimiento y escalabilidad. Por ello, este será el foco del nuevo leasing financiero: las pequeñas empresas.

Sí se podrán financiar startups y emprendimientos

Si la evaluación se enfoca sólo por tamaño de facturación, uno podría pensar que una microempresa es igual a una startup o un emprendimiento, pero no es así. La diferencia es que estos últimos son negocios que crecerán rápidamente y pasarán a ser empresas pequeñas, posteriormente medianas, y luego grandes, en poco tiempo.

Leasein.pe, por ejemplo, tiene un sistema de scoring y aceptación de clientes que hace esta distinción; y por ello, empresas en edades tempranas de desarrollo acceden a un leasing financiero o alquiler de laptops de corto plazo.

Dado el nuevo enfoque contemplado en el D.U. N° 013-2020, en el nuevo leasing financiero, será posible hacer operaciones de leasing financiero para emprendimientos y startups, dependiendo claro está del modelo de negocio de cada empresa de arrendamiento.

El leasing es uno de los productos financieros que más formaliza

A diferencia de otros tipos de crédito, el leasing tiene formalidad contractual. Es decir, obliga a que las operaciones como pagos y desembolsos pasen por la cuenta corriente de las empresas durante todo el plazo del contrato de alquiler. Como consecuencia de esto, la empresa comienza a generar registros de sus actividades dentro del sistema financiero.

El leasing se hace con fondos de mediano plazo

No cualquier empresa podrá ofrecer leasing financiero pues la recuperación no es en el corto plazo, como ocurre en el financiamiento de capital de trabajo. Los contratos del nuevo leasing financiero son de 24 meses a 84 meses en promedio, por lo que los fondos deberán estar calzados para tener una recuperación en el mediano plazo.

El nuevo leasing financiero coexistirá con el leasing operativo

Ambos productos, el nuevo leasing financiero y el leasing operativo, son de naturaleza distinta y atenderán a sus nichos de mercado en forma paralela.

El leasing financiero es una solución eficiente cuando la empresa quiere comprar el activo, en tanto que el leasing operativo es más efectivo cuando no quiero comprar el activo o cuando necesito el servicio justo con el activo. Esto último ocurre en contratos de construcción o ingeniería, por ejemplo, donde una obra termina y se debe liquidar activos. O también en activos tecnológicos, donde no conviene comprarlos porque se vuelven obsoletos muy rápido.

Para finalizar, el nuevo leasing financiero generará un hito en la industria financiera del Perú por la potencia de su solución: no reduce la liquidez o capital de trabajo de una empresa y genera ahorros tributarios que no concede un préstamo tradicional de mediano plazo. ¡Vamos por más en ese ecosistema de emprendimientos!

Deja un comentario